Vacaciones Benidorm

Benidorm es una ciudad que se mantiene en las primeras posiciones del ranking de destinos vacacionales preferidos. Una posición que se ha ganado a pulso debido a sus esfuerzos para lograr una oferta turística atractiva para diferentes públicos y de todas las partes del mundo.

Si todavía no has descubierto por ti mismo cuáles son las razones por las que esta ciudad enamora cada año a millones de personas, allá van nuestras 10 para convencerte de unas vacaciones en Benidorm:

 

#1. Descubrir rincones encantadores de Benidorm que le hacen mantener su esencia de pueblo mediterráneo.

Entre torres de edificios y apartamentos, se esconden las antiguas, bajas y blancas casitas de los pescadores, el Balcón del Mediterráneo, donde podemos asomarnos para contemplar la increíble panorámica del mar, o El Castillo, perfecto lugar para paseos disfrutando de la brisa marina. Todas ellas, experiencias que solo en una ciudad mediterránea pueden saborearse.

#2. Tocar, pisar, oler y, en definitiva, disfrutar de los kilómetros y kilómetros de playa de Benidorm.

La ciudad se extiende a lo largo de sus 2 playas principales, Poniente y Levante, que están separadas por la pequeña Playa del Mal Pas. Además, a los pies de la montaña Serra Gelada, se esconden pequeños tesoros paisajísticos como son las calas vírgenes del Tio Ximo y Almadrava. La fina arena, la temperatura del agua, sus paseos marítimos y las diferentes actividades que se pueden hacer (Cable Sky, vóley, fútbol…) hacen de las playas de Benidorm la atracción principal de la ciudad.

#3. Ciudad donde divertirse de día pero, especialmente, de noche.

Las innumerables terracitas, chiringuitos y bares que se encuentran a pie de playa o en el centro de la ciudad, hacen que exista un gran ambiente a cualquier hora del día. Pero, sin duda, cuando la diversión está más que asegurada es por las noches. Y es que Benidorm ofrece noches de fiesta y diversión para todos los gustos, edades y nacionalidades.

#4. Parques de atracciones donde sentir la adrenalina bajo el agua o por los aires.

Pasar un día cargado de acción y adrenalina en Benidorm es posible gracias a sus parques de atracciones. Para las temporadas de calor, Aqualandia y Aqua Natura son los parques acuáticos que más visitas reciben. Si lo que prefieres son atracciones que te hagan volar, Terra Mítica es tu mejor opción.

#5. Oferta gastronómica variada y económica.

Encontrarás una oferta gastronómica que incluye desde tapas y pintxos en Benidorm, mariscadas o asados hasta la famosa paella alicantina.

#6. Visitar la Zona Inglesa de Benidorm.

Acercarse a los núcleos de la zona inglesa de Benidorm es un divertido plan para comprobar cómo los turistas británicos han adaptado hasta hacer suya una zona de Benidorm donde se pueden encontrar comercios, restaurantes, pubs y discotecas de lo más british.

#7. Ver en persona el espectacular skyline de Benidorm.

Muchos tenemos grabada en nuestra mente la imagen más famosa de Benidorm: la panorámica de sus playas escoltadas por sus rascacielos. Pero verla en persona es una experiencia aún más increíble. Te recomendamos dos puntos: La Cruz de Serra Gelada (para una vista desde Levante) y El Mirador de la Cala de Benidorm (para una vista desde Poniente).

#8. Ir de excursión por los pueblos de los alrededores.

A escasos kilómetros de Benidorm podemos visitar encantadores pueblecitos como La Vila Joiosa, Guadalest, Caple o Altea.

#9. Comer un crepe o un gofre en el famoso Maneken Pis.

Los crepes y gofres de este pequeño pero famoso quiosquito de Benidorm merecen ser una buena razón por la que visitar Benidorm.

#10. Disfrutar del maravilloso clima de Benidorm.

Sin duda, la razón más importante: el microclima de Benidorm es capaz de romper con la estacionalidad y ofrecer a la ciudad temperaturas suaves y agradables hasta en invierno. Razón para que tus vacaciones en Benidorm sean adecuadas en cualquier momento del año.